jueves, 24 de junio de 2010

Guerra innecesaria.

En los últimos tres días el noticiero de las seis de la mañana, comandado por Carmen Aristegui, ha sido la plataforma para la presentación de nuevas evidencias del espionaje político que se desencadenó al acercarse las elecciones en el interior de la República. Una de las grabaciones más comprometedoras y escandalosas es la que protagoniza Ulises Ruiz, gobernador de Oaxaca y Luis Echeverría, presidente de el Instituto Electoral del Estado y donde se discute acerca de logística de la elección, otra de ellas es la que sostiene con Ediel Pérez, candidato a la gubernatura con quien Ruiz acuerda una "campaña conjunta".
Pero la más comprometedora y la que es tema es la que da a conocer un suspuesto "acuerdo" con Milenio Televisión, en particular con el periodista Carlos Marín para la "protección" del Partido Revolucionario Institucional. Al siguiente día de que se dieran a conocer éstas grabaciones, el mismo Marín, desde la trinchera de su columna en Milenio impreso "El asalto a la razón" dejó muy en claro que tales afirmaciones son erróneas. El tema fue discutido en el estudio de Noticias MVS por Carmen Aristegui y los colaboradores Lorenzo Meyer y Denisse Dresser en donde, Meyer dio a entender que el hecho de que salieran a relucir nombres de periodistas en estas conversaciones daba a notar una "autoviolación de la ética periodística"
Marín no tardó en contestar a tales afirmaciones y volvió a defenderse en "El asalto de la razón" mencionado que incluso el alto grado que ostenta Meyer, no es motivo para que se dé la libertad de hacer estos comentarios y no dudó en afirmar la interposición de una demanda en contra del colaborador.
Esta mañana, nuevamente por Noticias MVS, Meyer sostuvo lo dicho por él y dejó en claro que no ofrecerá disculpas a Marín, por su parte Sergio Aguayo, también colaborador, entre otros comentarios dio a conocer que él también se incluía en la posible demanda de Marín contra Meyer, es más, pidió que así fuera. Al terminar el enlace con Aguayo, Aristegui también se sumó a los comentarios de éste.
Evidentemente el tema es fuerte y da para mucha discusión, pues las llamadas no debérían ser tomadas a la ligera, incluso después de que Raúl Castellanos, colaborador de Ulises Ruiz, ofreció una disculpa pública para Carlos Marín. El tema es aquí la innecesaria guerra entre periodistas, pues el retar a alguien a una demanda no es cosa de niños, porque además de desviar la atención del debate principal, da a notar los "roces" y/o rivalidades de el gremio periodístico. Si bien las grabaciones pueden ser auténticas en el sentido de que existen y se dieron, bien se puede pensar que fueron un montaje para crear la polémica que se desató y desviar la atención de las anteriores llamadas y finalmente, de manera triste, se puede ver que se logró.
BRENDA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario