domingo, 11 de julio de 2010

Today

Hoy fue la final de la Copa del Mundo, y lo más lógico es que yo hablara de eso, pero no lo voy a hacer por una simple razón: Estoy deprimida. Ojalá tuviese una gran excusa para estarlo, es decir, haber perdido un familiar, tenido un accidente o haber tenido un parto recientemente, pero no es así. Sé que suena estúpido que una persona común y corriente, sin antecendentes de enfemedad mental, esté de repente en un estado tan grave.
Con esto me doy cuenta que no sirvo para ser periodista, porque "el show debe continuar" pero ahora el show está detenido porque la protagonista está quebrada, la cantante se quedó sin voz, la reportera fue secuestrada por su propia mente. Esa gran aliada y peor enemiga de nosotros los infelices, los que tenemos barreras imaginarias, aquellos que som0s víctimas de nuestra amargura.
Ya no tengo idea de si antes de esta crisis tenía sentimientos, porque mis lagrimales se humedecen con una película de drama, pero no conectan con mi boca y ella no es capaz de expresar las más primitivas palabras de amor. Ahora mismo me siento vieja, me sinto utlizada por la vida que se me escapa a cada paso. Mi rostro luce triste, incluso han comenzado a aparecer algunas arrugas que exhiben un patrón de dolor y de tristeza.
No parezco de 22 años, se ven más, y mal vividos, siempre oculta bajo la sombra de mi propia cobardía, de anhelos falsos, de esperanzas ficticias, de amores imposibles y una vida llevada a cabo en el sueño. Vivo en en país del arrepentimiento, del "hubiera" del estar a punto de hacer lo que no hice. Tengo una nula capacidad de decisión, simpre tomo el camino incorrecto y tengo que conformarme con ver tras bamabalinas pasar mi vida. Escribo, dirijo a actúo en una obra de mala calidad, que ha llegado a las mil representaciones por caridad de los patrocinadores, una obra que no se antoja ver y que aún así se aferra a la cartelera, me siento una película de Reygadas: larga, aburrida, obscena y con menciones honoríficas inmerecidas.
Ojalá y este sentir se quite pronto, ojalá haya una salvación, va a ser necesario hacer ajustes al argumento, cambiar la escenografía y buscar coestelares.
BRENDA

jueves, 1 de julio de 2010

El hermano incómodo.

Es bien sabido por todos que el mexicano lleva la pasión futbolera por dentro, no por nada el deporte es de los más rentables en territorio nacional y se gastan cantidades exorbitantes en él, tanto de parte de patrocinadores como de aficionados y no es sorpresa que los altos funcionarios sean fans también, lo que sorprende es que, a pesar de tener la mejor educación a su alcance, se comporten como simples y llanos nacos, y cabe aclarar que no se usa la palabra de manera peyorativa, pues la naquez, que defino como conducta inapropiada y fuera de lugar, es una condición que no implica cierta clase social, sino es una cuestión de saberse comportar.
En estos días el que ha demostrado esa falta de temple ha sido el ex funcionario de la FONATUR, Miguel Gómez Mont, hermano del actual Secretario de Gobernación, quien agredió verbal y físicamente a familiares de los jugadores de la Selección Mexicana en el partido contra Argentina ocurrido el domingo pasado, en el cual México quedó fuera del Mundial.
Cuando esto se dio a conocer, el citado funcionario negó su presencia en el palco donde se se dio la trifulca, sin embargo, gracias a videos que se subieron al portal Youtube, se pudo corroborar su presencia y, por supuesto, su actuación errada que lo llevó a ser retirado por la fuerza pública.
Pero la primera pedrada no va para Gómez Mont, sino para los que permitieron que fuera al Mundial con gastos pagados con el pretexto de "promover la imagen de México en Sudáfrica" cuando evidentemente, la Selección tenía que hablar pos sí sola y así lo hizo. Enseguida hay que señalar al ex representante de FONATUR, pues, si bien la nación compartió el sentimiento de impotencia, la frustración y la decepción de ser eliminados del Mundial, su conducta no se justifica de ningún modo por dos sencillas razones: porque esa conducta no debe justificarse aún si se tiene una educación pobre y porque es aún menos para perdonarse si se trata de un alto funcionario que se supone fue a dar una buena imagen.
Después de ser removido de su cargo, Miguel Gómez Mont argumentó que su ataque fue una respuesta obvia, pues las personas que estaban en el palco VIP habían atacado a su familia y que en el video no era posible apreciar que su esposa ya se encontraba en el piso después de este supuesto ataque. La respuesta, además de tardía en inverosímil y, aunque el Gobierno Federal reaccionó de manera inmediata, no fue suficiente para silenciar las voces.
La madre del seleccionado Cuauhtémoc Blanco llamó al funcionario "naco" y con justa razón, pues según la definición que se dio anteriormente, su conducta fue totalmente inapropiada y primitiva que hasta en los niveles más bajos de educación es despreciable.
Si bien el ex titular de FONATUR fue removido inmediatamente de sus funciones, queda este escándalo para el registro, incluso poniendo en peligro la posible candidatura de su hermano, Fernando Gómez Mont para el 2012 y se lamenta que hasta los más talentosos hombres tengan que cargar con "el hermano incómodo", pero esto pasa hasta en las mejores familias.
BRENDA.