domingo, 11 de julio de 2010

Today

Hoy fue la final de la Copa del Mundo, y lo más lógico es que yo hablara de eso, pero no lo voy a hacer por una simple razón: Estoy deprimida. Ojalá tuviese una gran excusa para estarlo, es decir, haber perdido un familiar, tenido un accidente o haber tenido un parto recientemente, pero no es así. Sé que suena estúpido que una persona común y corriente, sin antecendentes de enfemedad mental, esté de repente en un estado tan grave.
Con esto me doy cuenta que no sirvo para ser periodista, porque "el show debe continuar" pero ahora el show está detenido porque la protagonista está quebrada, la cantante se quedó sin voz, la reportera fue secuestrada por su propia mente. Esa gran aliada y peor enemiga de nosotros los infelices, los que tenemos barreras imaginarias, aquellos que som0s víctimas de nuestra amargura.
Ya no tengo idea de si antes de esta crisis tenía sentimientos, porque mis lagrimales se humedecen con una película de drama, pero no conectan con mi boca y ella no es capaz de expresar las más primitivas palabras de amor. Ahora mismo me siento vieja, me sinto utlizada por la vida que se me escapa a cada paso. Mi rostro luce triste, incluso han comenzado a aparecer algunas arrugas que exhiben un patrón de dolor y de tristeza.
No parezco de 22 años, se ven más, y mal vividos, siempre oculta bajo la sombra de mi propia cobardía, de anhelos falsos, de esperanzas ficticias, de amores imposibles y una vida llevada a cabo en el sueño. Vivo en en país del arrepentimiento, del "hubiera" del estar a punto de hacer lo que no hice. Tengo una nula capacidad de decisión, simpre tomo el camino incorrecto y tengo que conformarme con ver tras bamabalinas pasar mi vida. Escribo, dirijo a actúo en una obra de mala calidad, que ha llegado a las mil representaciones por caridad de los patrocinadores, una obra que no se antoja ver y que aún así se aferra a la cartelera, me siento una película de Reygadas: larga, aburrida, obscena y con menciones honoríficas inmerecidas.
Ojalá y este sentir se quite pronto, ojalá haya una salvación, va a ser necesario hacer ajustes al argumento, cambiar la escenografía y buscar coestelares.
BRENDA

1 comentario:

  1. Esos son los momentos que más debes disfrutar. Es justo, bajo ese estado, cuando el artista es más productivo. Me gustaría permanecer siempre así, que es cuando más escribo.

    ResponderEliminar