martes, 25 de octubre de 2011

Mi ángel

Por los largos trechos que he caminado me encontré un precioso ángel, que me cautivó con su sonrisa, me llenó el corazón de fuego y el alma de paz. Yo daba la vida por él, pero nunca fui correspondida, eso me entristeció pero no perdí la esperanza.

Mi ángel encontró su propia felicidad y yo sólo me conformaba con verlo de lejos, con ver que esa sonrisa que llenó mi vida estaba iluminando a alguien más. Llegué a aborrecerlo por arrancarme de su existencia, pero después comprendí que me busqué mi propia desgracia, porque lo maltraté y herí su frágil corazón.

Seguí mi vida y conocí a otros seres valiosos, pero nadie como mi ángel, el primero que estrujaba mi corazón y derretía mis sentimientos con sólo pensar en él. 

Hoy ese ángel se ha ido dejando una imborrable huella en los que lo conocieron, nos dejó sin él, pero queda su enseñanza: ante toda adversidad una sonrisa, esa misma sonrisa que nos dio una y otra vez. Su cuerpo no está, pero quedan anécdotas incontables de quien con su carisma llenaba una habitación entera.

Hoy amo de nuevo al ser que, a mis ojos es impresionante, lo adoro más intensamente que nunca, he madurado y mi amor crece cada día más...pero nunca va a borrarse mi ángel, porque me enseñó a valorar el amor, porque todo él fue una lección de vida, fue mi primer amor, mi hermano, mi amigo y lo quise tanto en cada etapa.

Gracias Dios mío por prestarnos un tiempo a un alma libre, atrapada en un cuerpo tan bello como su esencia. 

lunes, 12 de septiembre de 2011

Solterona...pero feliz.

Nadie va a decirme nunca lo que tengo que escribir, no soy una persona que conozca de límites, por desgracia de muchos y para mi fortuna personal me rebelé a la educación de casa. Y me alegro.


Para los primos de la familia no soy mas que una pretenciosa al ser la única mujer joven con una licenciatura, para mi ellos son perdedores y a pesar de haber rebasado todas las expectativas de la familia, para los que me conocieron en la Universidad soy una fracasada. En un principio así me sentí, pero no más, aunque suene como ardilla de Chapultepec, el empleo, de la misma manera que el amor debe ser el correcto, superar las expectativas, retarte cada día y en especial exigirte ser mejor persona todos los días.


Hay quienes, de la misma manera que les pasa con las relaciones de noviazgo, encuentran su mejor trabajo a la primera que lo intentan, pero hay quienes se conforman y nunca saben lo que hay más allá de lo que conocen.


¿Que si envidio el trabajo de los demás? A veces, pero cuando estoy en mis sagrados aposentos con tiempo sobra para gastarlo en lo que me dé la gana, me alegro de estar en donde estoy, porque al final del camino quedará sólo el "fue" (ojo, no el fua).


A veces siento que la vida es injusta y que debería haber un equilibrio en el que cada quien ocupara el lugar para el que sirve, pero entonces ¿de qué nos reiríamos? no existirían los chistes de burócratas,ni lo de presidentes.


Hay días en los que veo comunicadores a los que me gustaría decirle: "Permítame corregirle sus horrores" pero entonces me pongo a pensar lo que yo haría en esa posición, por eso no lo hago y porque finalmente cada cual tiene un poco lo que se merece y tal vez, solo tal vez, no estoy en derecho de pedirlo, quién sabe.


Así como nunca me voy a casar, quizá nunca encuentre mi trabajo ideal y merecido y seré una "solterona del trabajo" pero las dejadas también nos divertimos y según lo que me han dicho los observadores imparciales, tengo cara de soltera porque sonrío. Así que no me casaré ni tendré buen trabajo...¿y?

miércoles, 17 de agosto de 2011

Crónica de un homicidio anunciado.

Cuando las compañías celulares le venden un equipo a equis persona, deberían hacer un pequeño cuestionario, con la pregunta más importante al principio: ¿es usted chismoso? ¿Qué por qué digo esto?

Da la casualidad que el día de hoy regresaba del trabajo con Montse, ya saben la combi hasta el gorro de gente, calorón endemoniado y puras caras largas...en esas estábamos cuando nos dimos cuenta que una tipa, sí, ya sabrán porqué tipa, venía pegada al teléfono celular. Hasta ahí todo iba súper bien, pero después nos enteramos de que no venía sola, a su cargo estaban dos pequeñas que por desgracia eran sus hijas...de esas niñas fastidiosas que hablan con megáfono incluido.

Como típica usuaria pendeja de las llamadas "gratis", la tipa esa aplicaba lo de "te cuelgo y te marco de nuevo porque si no te cobra la llamada" me daban ganas de decirle: "Ay mi vida, los de las compañías ter ensartan porque te ensartan". Al salir a la avenida se podía ver el intenso tránsito y Montse y yo nos volteamos a ver con cara de "esto va para rato".

Y al ver el panorama, la tipeja esa empezó con el arte del "despepite"con su papá, quien estaba al otro lado de la bocina, y en menos de 10 minutos nos enteramos que se estaba divorciando del padre de las niñas, básicamente porque su suegro es metiche y que mandó a su hijo al D.I.F. para quitarle a las criaturas pero salió perjudicado porque le fijaron pensión, pero ¿saben qué es lo peor? ¡que el tipo no tiene trabajo! Ah pero la mujer no se va a dejar...

Mientras todo esto pasaba, las niñas traían guerra en el asiento de la combi y gritaban como María en mercado...Aquí surge la pregunta: Señora, ¿por qué no platica con su respetable señor padre en otro momento? para empezar porque las pequeñas no tienen que enterarse de los problemas de sus padres y si las criaturas no tenían que saber ¡nosotros menos! oiga, qué culpa tenemos...y qué nos importa.

Señor usuario de celular, en serio, no se pase...el móvil es para EMERGENCIAS o para localizar a alguien, no para que los demás sepan de pe a pa su vida...y ya sé que dirán: ¿y cual homicidio? Pues es que estaba a punto de cometer contra la tipeja esa...pero llegar a mi calle fue su salvación...

viernes, 1 de julio de 2011

¿Eres bueno en la cama?

Tengo una pregunta que hacerle a todos, una duda que me carcome, que me ha molestado por mucho tiempo: ¿Eres bueno o buena en la cama? Creo que más de uno se lo ha preguntado, porque finalmente dicen los evolucionistas que somos seres sexuales (unos menos que otros) pero de cualquier manera los seres humanos necesitamos coger.

Estoy en contra de esta postura, la considero exagerada simple y sencillamente porque es como decir que todos vamos a tener el mismo apetito, en mi humilde opinión a veces el sexo complica más la vida de lo que la facilita, hace sudar en exceso y lo peor de lo peor: hace que los demás te conozcan tal como eres, bien lo dice Jessy Bulbo "en la cama y en la cárcel se conoce a los amigos".

Otro gran problema que le encuentro a este tipo de interacción (la sexual) es que a veces se necesita un gran circo detrás para el simple y llano acto del coito, las mujeres se convierten en pararrayos del amor, emperifollándose para ser atractivas, provocativas, irresistibles y después se ofenden cuando los machazos mexicanos les faltan al respeto o solo las buscan para "eso"; y con los varones es peor, pues todos se convierten en hipócritas lobos que se la dan de santos para conseguir los favores de las féminas y se se les acaba el encanto a la primera de cambios. Todo sería más sencillo si dentro de la sociedad no hubiese reglas implícitas tan absurdas...Sería tan fácil de la siguiente manera:
-Buenas tardes, soy casado, tengo cuatro hijos...pero en cuanto la vi tuve una fantasía sexual y ahora mismo siento una ligera erección dentro de mis calzoncillos ¿podríamos tener relaciones coitales ahora mismo?
-Claro, pero tendrá que usar condón porque me contagiaron VPH el año pasado.
-Me parece perfecto...¿vamos?

¿Suena absurdo? Sí, pero se evitan por lo menos cuatro sentimientos mezclados y se previene una peligrosa infección sexual.

Y si esto pareció tonto, no hay nada más estúpido que catalogar al otro por sus actividades sexuales, osea ¿quién le da a otro la facultad para calificar sus habilidades? Es tan subjetivo como definir la belleza. Pongamos un ejemplo: odio el juego previo...el noventa y tantos por ciento de la mujeres le añadirían unos quince minutos más al foreplay. En conclusión: para mi alguien que se dedica más de dos minutos a los preliminares es un idiota, pero para alguien en otro lado del mundo o de mi pared puede pensar que aquel es un Dios sexual.

Por eso invito a todos a no catalogar...porque las paredes oyen y así como hemos juzgoneado a los demás...seguro alguien va a decirle a nuestra nueva pareja que encajamos los dientes durante el sexo oral...la Ley de la Selva.

domingo, 5 de junio de 2011

¡Me niego a crecer!

Casi no recuerdo mi infancia y eso me preocupa, se dice que los niños empiezan a recordar a los tres años, cuando el cerebro madura y tiene la capacidad de retener memorias de largo plazo, pero yo simplemente no puedo.

Mis primeros recuerdos son del jardín de niños, al que por una inexplicable razón llegué hasta los cinco años, y donde sólo me enseñaron a leer a escribir y a pegostiarme las manos haciendo paisajes de gelatina. Era retraída, silenciosa y me pasaba la vida adentro del clóset del salón, desde ahí vi por primera vez un pene, Olaf se llamaba el dueño, quien se bajaba los pantalones cuando la maestra Luz salía del salón y ondeaba su arma subido en una mesa de trabajo forrada con mascota rosa y hule cristal. En ese lugar experimenté la angustia por primera vez cuando me anduve paseando en fondo porque mi espantoso uniforme se llenó de tinta. También sentí por primera vez el verdadero enojo cuando Cristina me enfureció tanto que la puse como Santo Cristo.

Viví mi primer amor: Octavio, un simpático niño que era tanto educado como guapo. Protagonicé un escándalo infernal en plena graduación y tengo la evidencia en una foto donde aparezco desgreñada por andar cobrando pendientes. Tengo esa y decenas más de fotos, pero no me reconozco ni me acuerdo de lo que pasaba.

De las únicas cosas decentes que han pasado en mi vida recuerdo la primaria...¡Ay aquéllos tiempos! rodeada de nerds, que ahora son mis mejores amigas, solíamos gastar nuestro valioso tiempo libre en pura tontería que no dejó mas que bellos recuerdos y muy mala fama. No hace falta enumerar anécdotas, lo que sí hace falta es expresar cuánta falta me hace volver a vivirlo.

La secundaria fue intensa en todos los sentidos, lloré, reí, sentí cada momento y lo guardo como un hermoso recuerdo. Todo eso se fue y llegó una de las más negras etapas de mi vida: la preparatoria, que me enseñó lo mejor y lo peor de la amistad. Lo superé, me hice fuerte, pero no dejé de ser esa niña que quería regresar al mundo seguro de los paisajes de gelatina.

Llegué a la Universidad y mi vida cayó por la borda...bueno no todo fue malo, me puse las pedas del siglo y descubrí lo que haré toda mi vida, de lo que voy a comer...espero...porque al mismo tiempo que entraba al mundo de las letras,me fui perdiendo en las telarañas de los sentimientos, nunca me sentí tan confusa y tan poco sentimental, se había ido mi don de amistad, nunca volví a ser aquella niña que paseaba ratas muerta para molestar, me hice una sombra rara de la pequeña que tomaba agua de un tambo lleno de basura, me volví superficial, criticona, hipócrita, calculadora. Me hice adulto y eso me asustó, porque quiero regresar al tiempo que el mundo era mío, mi universo seguro donde fui la reina y señora, la primera opción para todo...quiero un mundo que no esté lleno de envidia y competencia laboral. Me gustaría compartir mi lunch de nuevo y tener uno de esos novios que no te hablaba en el recreo. nunca estuve lista para crecer, me niego a hacerlo.

Mis memorias son borrosas y amargas, no recuerdo ni cómo ni cuándo empecé a vivir de verdad, ni si alguna vez lo hice. Veo a los adolescentes sentir al máximo y no puedo concebir que eso ya se fue, aún me aferro a mi pubertad. Ya nada me duele, ni me importa, me veo y sólo noto tristeza, se ha ido la intensidad y mi mente y cuerpo me lo reclaman.

No quiero crecer, esclavizarme a vivir mis veintes, voy a ser una niña otra vez y me vale lo que el mundo piense.

lunes, 14 de marzo de 2011

48 horas de amor

Hoy me reconcilié con Dios y con su cielo, nomás porque me dio la gracia de nacer en esta tierra bendita, esta tierra que huele a gente paseando en el tianguis, a niños de cachetes partidos riéndose de la vida con los ojos llenos de esperanza y los bolsillos vacíos, mi tierra santa que se alimenta de pies descalzos que han avanzado un gran trecho buscándose el sustento, se alimenta de mi gente pobre, de la que prefiere vender lo que sea antes que apostar su honradez en los juegos del Diablo.

Amo mi tierra, pero más amo a mi gente que ya que no puede tapar el Sol con un dedo, se cubre de los rayos con una lona mugrosa para festejar su desgracia, se une para compartir su infelicidad. Adoro mi México, el de las grandes aspiraciones que igual que se da aires de nobleza con un buen vestido y zapatos de tacón, los avienta para bailar como chinelo, para burlarse de los ricos.

Me encanta mi gente de pueblo, de la que mete nueve almas en un espacio de siete, nada más por el gusto de irse a comer a la orilla de la carretera, quien con alegría comparte su salario miserable por ver la sonrisa de las criaturas en la feria de una polvorienta calle a kilómetros de su hogar. No hay sabor como el de intercambiar bacterias en una chupada de helado, en la boca de la botella. Me encanta embriagarme con cerveza y curármela con whisky, andar descalza y después traer botas de mil pesos, escuchar a los clásicos y después quebrarme la cintura de tanto bailar guarachas.

Además de mis cinco sentidos intactos, se me proveyó de los ojos sabios de mi madre y también de sus sabias palabras, se me puso en el mejor lugar del mundo, con familia trabajadora, luchona, de las que se unen en las buenas, pero más en las malas, que los mismo organiza una fiesta que un velorio, de las que ponen y nunca quitan, gente de sonrisa fácil que se abraza en Navidad y llora de felicidad, que se conduele de la desgracia ajena y festeja los triunfos, mi gente, que sabe serlo.

Nunca había agradecido tanto como hoy, porque soy una ingrata, pero me cayó el veinte,de que como mi hermosa tierra no hay dos y que sí, los que queremos salir adelante somos más que los que nos echan el ancla, porque Dios nos dio magia y no sólo veintiún gramos de alma, nos echó tres tacos de lengua, un plato de tripa y harto, pero harto corazón.

sábado, 5 de marzo de 2011

La piedra.

Me tropecé contigo un día y me contagié de tí, tu carisma me llenó la vida y tu sonrisa hizo que mi corazón diera volteretas cada vez que te veía. Fuiste una piedra que comenzó a crecer, que sin pensarlo se metió a mi zapato y ampolló cada centímetro de mi pie, empecé a perder la habilidad de caminar, tu actuar me postró en una silla de ruedas mental y fui presa de un amor de humo que apenas pasó el viento del sur, se dispersó, se perdió. La llamarada de la que salió el humo no existió, era leña verde que nunca estuvo prendida y como dice la canción, nomás me sirvió para hacerme llorar...ya que fue mi culpa no voy a discutírtelo, fui una tonta que anhelando vivir el amor se tupió la cabeza de señales inexistentes y escuchó te quieros donde había un "me he acostumbrado a tí" pero como a todo se acostumbra uno...pues ahora me acostumbraré a no verte, adiós mi vida, porque ya me molestó la piedra, la tierra ya me lastimó los ojos y me mudo a la ciudad, porque este pueblo ya no me agrada...ahora voy a aprender a saltar las piedras, a patearlas y me pondré una buena vacuna que me haga inmune ante tus encantos...total, ni que estuvieras muy bueno...

domingo, 20 de febrero de 2011

ENOUGH

No sé quién fue el estúpido que hizo la primera definición de la moral, ni me interesa, pero según yo va más allá de comportarse correctamente y ser una "persona de bien", pero estaría perfecto que les enseñaran a los jóvenes y no tan jóvenes delincuentes lo que eso significa.
En la sobremesa del viernes, no pudimos evitar tocar el tema de los asaltantes de la Caseta de Chalco y preguntarnos cómo es que lo que sucedió puede llegar a pasar a unos cientos de metros de ésta su pobre casa...el destino de la vida maleante nos ha alcanzado, ya somos miles más que nos unimos al sentimiento del desamparo que permea el país, una multitud que se une al tan sonado "¡Ya basta!" Sí señores,estamos hasta la madre de tener que salir con miedo, de no querer abordar un transporte público por pensar en lo que no puede pasar, de sentir que todos nos observan cuando vamos al banco en día de quincena.
Yo nunca lo había sentido, pero después del diciembre pasado cada movimiento de un desconocido me es sospechoso y ya puedo entender por qué una persona se resiste a ser asaltado: da mucho coraje e impotencia que alguien sea tan cobarde como para escudarse detrás de un arma de fuego para aterrorizar y llevarse eso por lo que luchaste una quincena...solía decir que el dinero va y viene, pero nadie lo regala, hay que salir a partirse el lomo para ganárselo y por eso duele y llena de rabia que algún idiota que no tuvo los huevos para conseguir una chamba decente, se vaya por el camino fácil.
Cuando no acababa de salir de mi convulsión espiritual llegó a mi algo peor: dos niñas asesinadas en el vecino municipio, dos mujercitas que salieron a una fiesta y no volvieron jamás, quedando inmortalizadas en las páginas de un periódico amarillista, que, citando textualmente a una amiga: "es de esos que abres la página y escurre la sangre", dos dignidades pisoteadas, dos vidas destruidas por la simple y sencilla razón de que ya no se respeta al prójimo, porque en este país de mierda, lleno de mediocres con "el síndrome del cangrejo" que son capaces de hacer lo que sea por alimentar sus retorcidas mentes, no se puede esperar menos.
Ahora la delincuencia ya no se trata de robar lo que se necesita, sino de una insana competencia por hacer el máximo daño posible, incluyendo lo colateral, se ha creado una especie de "código secreto" en el que se dan estrellas a aquellos que cortan cabezas, que amputan miembros,que infligen el más cruel de los castigos y que se ganan los titulares para los medios, los delincuentes parecen tener un pacto con la televisión y los periódicos, se han vuelto prácticamente una sociedad que da de comer sangre a la plebe y es que ¿qué se puede esperar el mexicano promedio de la prensa si es lo único que le ofrecen? Basta que como medios sigamos culpando a la población de nuestros contenidos, que sigamos dando la noticia de ocho a la violencia, pues puede que la apertura a la tan cruda realidad, se esté interpretando en las infames mentes de la delincuencia como la manera de saltar a la fama.
Ahora mismo, mientras escribo esto, puede estar siendo asesinado un inocente más, puede estar en curso un robo y mientras esto pasa hay quien por ahí se está excitando con su obra de terror plasmada en una primera plana y por eso regreso a lo mismo: ¡YA BASTA!

lunes, 14 de febrero de 2011

El porqué de mis no-festejos

El amor está sobrevaluado, subestimado y devaluado, todo al mismo tiempo. En primera instancia su sobrevaloración se debe nada más y nada menos que a toda esa basura mediática que consumimos desde pequeños, la que nos dice que el amor es monógamo y que debe ser parte de nuestras vidas, pues si no es así estamos destinados al fracaso. No por nada dentro de la trama de las telenovelas el final es una orgía de amor, en donde hasta el más insignificante de los personajes encuentra a su media naranja y el malo queda sin amor...primer error garrafal, en la vida real el malo es el primero en encontrar el amor y hay más probabilidades de enamorarse de alguien con un corazón de dudosa procedencia.

Otro gran problema radica en la mentada "media naranja", pues se nos enseña a ser individuos incompletos, que basan su felicidad en la relación con el otro y no en su relación con su propia personalidad, seres que no pueden estar solos y se involucran en relaciones peligrosas "por pasar el rato" y que a pesar de estar en un lugar lleno de gente, se sienten solos.

La verdadera esencia del amor está subestimada, ya cada vez es más la gente que espera un buen regalo que la que espera un cálido abrazo, somos consumistas midiendo el amor en pesos, cuando lo importante es estar al lado de los que nos acompañen en la felicidad, no los que la dan, porque si somos felices a través de alguien o de algo, tarde o temprano no tendremos a qué aferrarnos y seremos infelices impactando con nuestra amargura al prójimo.

Usamos casi como regla frases tóxicas como: "es que me haces enojar, 'él me hace feliz', 'ella me utiliza', 'tú no me quieres" pretendiendo chantajear a la pareja y hacerla sentir culpable, cuando en nuestra mano tenemos el control de todo eso que nos hace daño como compañeros de vida y que nos hace responsables de nosotros mismos. De verdad que es vomitivo ver a una pareja peleando por lo mismo de siempre e hiriéndose con esta basura de palabras. Ya nadie quiere ocuparse de sus sentimientos porque es más cómodo salir airoso de una relación.

Nos quejamos de que ya no hay originalidad, cuando buscamos desesperadamente que se nos digan las mismas gastadas frases, que nos enamoren de la misma manera, que nos den los mismos estúpidos regalos y nos desilusionamos cuando nos damos cuenta que él sólo quería sexo y ella es otra niña más vagando por ahí. El amor va más allá de eso: es compartir gustos, vida, nivel, humor y el día a día o tener demasiada tripa para soportar que aquel que nos roba el sueño no es perfecto, y soportar, asimilar y aprender a amar sus defectos. Es mostrar lo que soy y no lo que los demás quieren ver de mí.

Así como el país tiene su crisis de dinero, el amor, el verdadero, que soporta viento, marea y huracán está cayendo por la borda, el amor se ha vuelto fácil, calculador, superficial y fugaz. Ya nadie se compromete, el egoísmo sale a relucir, porque debido a la falta de amor propio, se quiere exprimir al otro, se le quiere sacar eso que nos falta dejándolo seco, sin la ilusión de volver a amar...cuando apenas tiene 15 ó 16 años, destinándolo a ser un adulto resentido que descargará sus culpas en otro ser decepcionado. Eso sí es una crisis y eso es lo que me lleva a no querer festejar este día, no porque no tenga alguien para hacerlo, sino simplemente porque el amor por la vida, por el prójimo, por quien te dio el ser y por aquel que buscó dañarte, se festeja diario, porque cada vez que sale el sol, que la luna se muestra en alguna de sus fases, cada que el mar nos manda una ola y el viento nos levanta la falda, es motivo de festejo y debe durar 365 días al año, bueno a veces 366...

miércoles, 2 de febrero de 2011

El incendio de mi vida.

Los colores se van desvaneciendo, el calor de las llamas se prensó e hizo burbujas que se comen el azul de tu camisa, lo rosa de tus labios y el mechón de cabello que descansa en tu frente. Gracias a Dios te has ido, pues no soportaba más vivir de ti, a través de tu imagen, ojalá estés con el Diablo y de la misma manera que pude acabar con tu fotografía, el fuego se trague tu cuerpo. No voy a cargar contigo, a cumplir tu condena, porque ya hice suficiente; ahora soy yo y nadie más, de cualquier manera fui siempre yo, porque no tengo nada, no tengo a nadie y la única persona que vale la pena está de frente a mi, en el espejo.

Ayer soñé que venías a mi, que por fin la luz te había llegado e inundaba mi vida, pero desperté, todo era penumbras y en la oscuridad adiviné que todo seguía igual, como pasa toda vez que te dedico mi descanso profundo. No voy a negar que te deseo febrilmente, pero no te quiero ni te necesito en mi vida. No, no lo pienses así no hay nadie más, no es otro hombre, es una mujer, aquella que se descubrió maravillosa ante mis ojos, que me enseñó del amor. Si te resulto lesbiana por amarme más que nada, es tu problema, si se te antoja que soy egoísta, trágate tu coraje y ve a vivirlo en otro lado, porque no te permito estar más en mis pensamientos, en mi vida.

Ni se te ocurra que dejo de amarte, nunca ha podido dejar de querer a lo bueno y malo que el destino me presenta, solo que ya no me haces daño, ya no tocas esas fibras que me derretían pensando que eras lo mejor, porque ser libre es mejor, ser feliz es mejor y no tu retorcida manera de fingir felicidad, sino la auténtica satisfacción que viene de saberse valioso. ¿Pero de qué hablas? Ni conozco a ese tal Cornejo, es algo que salió de mi, que me llegó de golpe la última vez que me pisoteaste con tu ego...no soy tu víctima, no seas ingenuo, fui una inocente paloma que no creía en sí, porque lo veía a través de ti y las cosas ya cambiaron, hoy soy un ave Fénix que salió del fuego que causaste y saldré a dar una vuelta...para presumir mis alas.