domingo, 20 de febrero de 2011

ENOUGH

No sé quién fue el estúpido que hizo la primera definición de la moral, ni me interesa, pero según yo va más allá de comportarse correctamente y ser una "persona de bien", pero estaría perfecto que les enseñaran a los jóvenes y no tan jóvenes delincuentes lo que eso significa.
En la sobremesa del viernes, no pudimos evitar tocar el tema de los asaltantes de la Caseta de Chalco y preguntarnos cómo es que lo que sucedió puede llegar a pasar a unos cientos de metros de ésta su pobre casa...el destino de la vida maleante nos ha alcanzado, ya somos miles más que nos unimos al sentimiento del desamparo que permea el país, una multitud que se une al tan sonado "¡Ya basta!" Sí señores,estamos hasta la madre de tener que salir con miedo, de no querer abordar un transporte público por pensar en lo que no puede pasar, de sentir que todos nos observan cuando vamos al banco en día de quincena.
Yo nunca lo había sentido, pero después del diciembre pasado cada movimiento de un desconocido me es sospechoso y ya puedo entender por qué una persona se resiste a ser asaltado: da mucho coraje e impotencia que alguien sea tan cobarde como para escudarse detrás de un arma de fuego para aterrorizar y llevarse eso por lo que luchaste una quincena...solía decir que el dinero va y viene, pero nadie lo regala, hay que salir a partirse el lomo para ganárselo y por eso duele y llena de rabia que algún idiota que no tuvo los huevos para conseguir una chamba decente, se vaya por el camino fácil.
Cuando no acababa de salir de mi convulsión espiritual llegó a mi algo peor: dos niñas asesinadas en el vecino municipio, dos mujercitas que salieron a una fiesta y no volvieron jamás, quedando inmortalizadas en las páginas de un periódico amarillista, que, citando textualmente a una amiga: "es de esos que abres la página y escurre la sangre", dos dignidades pisoteadas, dos vidas destruidas por la simple y sencilla razón de que ya no se respeta al prójimo, porque en este país de mierda, lleno de mediocres con "el síndrome del cangrejo" que son capaces de hacer lo que sea por alimentar sus retorcidas mentes, no se puede esperar menos.
Ahora la delincuencia ya no se trata de robar lo que se necesita, sino de una insana competencia por hacer el máximo daño posible, incluyendo lo colateral, se ha creado una especie de "código secreto" en el que se dan estrellas a aquellos que cortan cabezas, que amputan miembros,que infligen el más cruel de los castigos y que se ganan los titulares para los medios, los delincuentes parecen tener un pacto con la televisión y los periódicos, se han vuelto prácticamente una sociedad que da de comer sangre a la plebe y es que ¿qué se puede esperar el mexicano promedio de la prensa si es lo único que le ofrecen? Basta que como medios sigamos culpando a la población de nuestros contenidos, que sigamos dando la noticia de ocho a la violencia, pues puede que la apertura a la tan cruda realidad, se esté interpretando en las infames mentes de la delincuencia como la manera de saltar a la fama.
Ahora mismo, mientras escribo esto, puede estar siendo asesinado un inocente más, puede estar en curso un robo y mientras esto pasa hay quien por ahí se está excitando con su obra de terror plasmada en una primera plana y por eso regreso a lo mismo: ¡YA BASTA!

lunes, 14 de febrero de 2011

El porqué de mis no-festejos

El amor está sobrevaluado, subestimado y devaluado, todo al mismo tiempo. En primera instancia su sobrevaloración se debe nada más y nada menos que a toda esa basura mediática que consumimos desde pequeños, la que nos dice que el amor es monógamo y que debe ser parte de nuestras vidas, pues si no es así estamos destinados al fracaso. No por nada dentro de la trama de las telenovelas el final es una orgía de amor, en donde hasta el más insignificante de los personajes encuentra a su media naranja y el malo queda sin amor...primer error garrafal, en la vida real el malo es el primero en encontrar el amor y hay más probabilidades de enamorarse de alguien con un corazón de dudosa procedencia.

Otro gran problema radica en la mentada "media naranja", pues se nos enseña a ser individuos incompletos, que basan su felicidad en la relación con el otro y no en su relación con su propia personalidad, seres que no pueden estar solos y se involucran en relaciones peligrosas "por pasar el rato" y que a pesar de estar en un lugar lleno de gente, se sienten solos.

La verdadera esencia del amor está subestimada, ya cada vez es más la gente que espera un buen regalo que la que espera un cálido abrazo, somos consumistas midiendo el amor en pesos, cuando lo importante es estar al lado de los que nos acompañen en la felicidad, no los que la dan, porque si somos felices a través de alguien o de algo, tarde o temprano no tendremos a qué aferrarnos y seremos infelices impactando con nuestra amargura al prójimo.

Usamos casi como regla frases tóxicas como: "es que me haces enojar, 'él me hace feliz', 'ella me utiliza', 'tú no me quieres" pretendiendo chantajear a la pareja y hacerla sentir culpable, cuando en nuestra mano tenemos el control de todo eso que nos hace daño como compañeros de vida y que nos hace responsables de nosotros mismos. De verdad que es vomitivo ver a una pareja peleando por lo mismo de siempre e hiriéndose con esta basura de palabras. Ya nadie quiere ocuparse de sus sentimientos porque es más cómodo salir airoso de una relación.

Nos quejamos de que ya no hay originalidad, cuando buscamos desesperadamente que se nos digan las mismas gastadas frases, que nos enamoren de la misma manera, que nos den los mismos estúpidos regalos y nos desilusionamos cuando nos damos cuenta que él sólo quería sexo y ella es otra niña más vagando por ahí. El amor va más allá de eso: es compartir gustos, vida, nivel, humor y el día a día o tener demasiada tripa para soportar que aquel que nos roba el sueño no es perfecto, y soportar, asimilar y aprender a amar sus defectos. Es mostrar lo que soy y no lo que los demás quieren ver de mí.

Así como el país tiene su crisis de dinero, el amor, el verdadero, que soporta viento, marea y huracán está cayendo por la borda, el amor se ha vuelto fácil, calculador, superficial y fugaz. Ya nadie se compromete, el egoísmo sale a relucir, porque debido a la falta de amor propio, se quiere exprimir al otro, se le quiere sacar eso que nos falta dejándolo seco, sin la ilusión de volver a amar...cuando apenas tiene 15 ó 16 años, destinándolo a ser un adulto resentido que descargará sus culpas en otro ser decepcionado. Eso sí es una crisis y eso es lo que me lleva a no querer festejar este día, no porque no tenga alguien para hacerlo, sino simplemente porque el amor por la vida, por el prójimo, por quien te dio el ser y por aquel que buscó dañarte, se festeja diario, porque cada vez que sale el sol, que la luna se muestra en alguna de sus fases, cada que el mar nos manda una ola y el viento nos levanta la falda, es motivo de festejo y debe durar 365 días al año, bueno a veces 366...

miércoles, 2 de febrero de 2011

El incendio de mi vida.

Los colores se van desvaneciendo, el calor de las llamas se prensó e hizo burbujas que se comen el azul de tu camisa, lo rosa de tus labios y el mechón de cabello que descansa en tu frente. Gracias a Dios te has ido, pues no soportaba más vivir de ti, a través de tu imagen, ojalá estés con el Diablo y de la misma manera que pude acabar con tu fotografía, el fuego se trague tu cuerpo. No voy a cargar contigo, a cumplir tu condena, porque ya hice suficiente; ahora soy yo y nadie más, de cualquier manera fui siempre yo, porque no tengo nada, no tengo a nadie y la única persona que vale la pena está de frente a mi, en el espejo.

Ayer soñé que venías a mi, que por fin la luz te había llegado e inundaba mi vida, pero desperté, todo era penumbras y en la oscuridad adiviné que todo seguía igual, como pasa toda vez que te dedico mi descanso profundo. No voy a negar que te deseo febrilmente, pero no te quiero ni te necesito en mi vida. No, no lo pienses así no hay nadie más, no es otro hombre, es una mujer, aquella que se descubrió maravillosa ante mis ojos, que me enseñó del amor. Si te resulto lesbiana por amarme más que nada, es tu problema, si se te antoja que soy egoísta, trágate tu coraje y ve a vivirlo en otro lado, porque no te permito estar más en mis pensamientos, en mi vida.

Ni se te ocurra que dejo de amarte, nunca ha podido dejar de querer a lo bueno y malo que el destino me presenta, solo que ya no me haces daño, ya no tocas esas fibras que me derretían pensando que eras lo mejor, porque ser libre es mejor, ser feliz es mejor y no tu retorcida manera de fingir felicidad, sino la auténtica satisfacción que viene de saberse valioso. ¿Pero de qué hablas? Ni conozco a ese tal Cornejo, es algo que salió de mi, que me llegó de golpe la última vez que me pisoteaste con tu ego...no soy tu víctima, no seas ingenuo, fui una inocente paloma que no creía en sí, porque lo veía a través de ti y las cosas ya cambiaron, hoy soy un ave Fénix que salió del fuego que causaste y saldré a dar una vuelta...para presumir mis alas.