miércoles, 2 de febrero de 2011

El incendio de mi vida.

Los colores se van desvaneciendo, el calor de las llamas se prensó e hizo burbujas que se comen el azul de tu camisa, lo rosa de tus labios y el mechón de cabello que descansa en tu frente. Gracias a Dios te has ido, pues no soportaba más vivir de ti, a través de tu imagen, ojalá estés con el Diablo y de la misma manera que pude acabar con tu fotografía, el fuego se trague tu cuerpo. No voy a cargar contigo, a cumplir tu condena, porque ya hice suficiente; ahora soy yo y nadie más, de cualquier manera fui siempre yo, porque no tengo nada, no tengo a nadie y la única persona que vale la pena está de frente a mi, en el espejo.

Ayer soñé que venías a mi, que por fin la luz te había llegado e inundaba mi vida, pero desperté, todo era penumbras y en la oscuridad adiviné que todo seguía igual, como pasa toda vez que te dedico mi descanso profundo. No voy a negar que te deseo febrilmente, pero no te quiero ni te necesito en mi vida. No, no lo pienses así no hay nadie más, no es otro hombre, es una mujer, aquella que se descubrió maravillosa ante mis ojos, que me enseñó del amor. Si te resulto lesbiana por amarme más que nada, es tu problema, si se te antoja que soy egoísta, trágate tu coraje y ve a vivirlo en otro lado, porque no te permito estar más en mis pensamientos, en mi vida.

Ni se te ocurra que dejo de amarte, nunca ha podido dejar de querer a lo bueno y malo que el destino me presenta, solo que ya no me haces daño, ya no tocas esas fibras que me derretían pensando que eras lo mejor, porque ser libre es mejor, ser feliz es mejor y no tu retorcida manera de fingir felicidad, sino la auténtica satisfacción que viene de saberse valioso. ¿Pero de qué hablas? Ni conozco a ese tal Cornejo, es algo que salió de mi, que me llegó de golpe la última vez que me pisoteaste con tu ego...no soy tu víctima, no seas ingenuo, fui una inocente paloma que no creía en sí, porque lo veía a través de ti y las cosas ya cambiaron, hoy soy un ave Fénix que salió del fuego que causaste y saldré a dar una vuelta...para presumir mis alas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario