domingo, 20 de febrero de 2011

ENOUGH

No sé quién fue el estúpido que hizo la primera definición de la moral, ni me interesa, pero según yo va más allá de comportarse correctamente y ser una "persona de bien", pero estaría perfecto que les enseñaran a los jóvenes y no tan jóvenes delincuentes lo que eso significa.
En la sobremesa del viernes, no pudimos evitar tocar el tema de los asaltantes de la Caseta de Chalco y preguntarnos cómo es que lo que sucedió puede llegar a pasar a unos cientos de metros de ésta su pobre casa...el destino de la vida maleante nos ha alcanzado, ya somos miles más que nos unimos al sentimiento del desamparo que permea el país, una multitud que se une al tan sonado "¡Ya basta!" Sí señores,estamos hasta la madre de tener que salir con miedo, de no querer abordar un transporte público por pensar en lo que no puede pasar, de sentir que todos nos observan cuando vamos al banco en día de quincena.
Yo nunca lo había sentido, pero después del diciembre pasado cada movimiento de un desconocido me es sospechoso y ya puedo entender por qué una persona se resiste a ser asaltado: da mucho coraje e impotencia que alguien sea tan cobarde como para escudarse detrás de un arma de fuego para aterrorizar y llevarse eso por lo que luchaste una quincena...solía decir que el dinero va y viene, pero nadie lo regala, hay que salir a partirse el lomo para ganárselo y por eso duele y llena de rabia que algún idiota que no tuvo los huevos para conseguir una chamba decente, se vaya por el camino fácil.
Cuando no acababa de salir de mi convulsión espiritual llegó a mi algo peor: dos niñas asesinadas en el vecino municipio, dos mujercitas que salieron a una fiesta y no volvieron jamás, quedando inmortalizadas en las páginas de un periódico amarillista, que, citando textualmente a una amiga: "es de esos que abres la página y escurre la sangre", dos dignidades pisoteadas, dos vidas destruidas por la simple y sencilla razón de que ya no se respeta al prójimo, porque en este país de mierda, lleno de mediocres con "el síndrome del cangrejo" que son capaces de hacer lo que sea por alimentar sus retorcidas mentes, no se puede esperar menos.
Ahora la delincuencia ya no se trata de robar lo que se necesita, sino de una insana competencia por hacer el máximo daño posible, incluyendo lo colateral, se ha creado una especie de "código secreto" en el que se dan estrellas a aquellos que cortan cabezas, que amputan miembros,que infligen el más cruel de los castigos y que se ganan los titulares para los medios, los delincuentes parecen tener un pacto con la televisión y los periódicos, se han vuelto prácticamente una sociedad que da de comer sangre a la plebe y es que ¿qué se puede esperar el mexicano promedio de la prensa si es lo único que le ofrecen? Basta que como medios sigamos culpando a la población de nuestros contenidos, que sigamos dando la noticia de ocho a la violencia, pues puede que la apertura a la tan cruda realidad, se esté interpretando en las infames mentes de la delincuencia como la manera de saltar a la fama.
Ahora mismo, mientras escribo esto, puede estar siendo asesinado un inocente más, puede estar en curso un robo y mientras esto pasa hay quien por ahí se está excitando con su obra de terror plasmada en una primera plana y por eso regreso a lo mismo: ¡YA BASTA!

No hay comentarios:

Publicar un comentario