sábado, 5 de marzo de 2011

La piedra.

Me tropecé contigo un día y me contagié de tí, tu carisma me llenó la vida y tu sonrisa hizo que mi corazón diera volteretas cada vez que te veía. Fuiste una piedra que comenzó a crecer, que sin pensarlo se metió a mi zapato y ampolló cada centímetro de mi pie, empecé a perder la habilidad de caminar, tu actuar me postró en una silla de ruedas mental y fui presa de un amor de humo que apenas pasó el viento del sur, se dispersó, se perdió. La llamarada de la que salió el humo no existió, era leña verde que nunca estuvo prendida y como dice la canción, nomás me sirvió para hacerme llorar...ya que fue mi culpa no voy a discutírtelo, fui una tonta que anhelando vivir el amor se tupió la cabeza de señales inexistentes y escuchó te quieros donde había un "me he acostumbrado a tí" pero como a todo se acostumbra uno...pues ahora me acostumbraré a no verte, adiós mi vida, porque ya me molestó la piedra, la tierra ya me lastimó los ojos y me mudo a la ciudad, porque este pueblo ya no me agrada...ahora voy a aprender a saltar las piedras, a patearlas y me pondré una buena vacuna que me haga inmune ante tus encantos...total, ni que estuvieras muy bueno...

1 comentario:

  1. wooow amorcha, me quede speechless!!
    Muy bueno!
    Brenda para presidente!

    ResponderEliminar