viernes, 1 de julio de 2011

¿Eres bueno en la cama?

Tengo una pregunta que hacerle a todos, una duda que me carcome, que me ha molestado por mucho tiempo: ¿Eres bueno o buena en la cama? Creo que más de uno se lo ha preguntado, porque finalmente dicen los evolucionistas que somos seres sexuales (unos menos que otros) pero de cualquier manera los seres humanos necesitamos coger.

Estoy en contra de esta postura, la considero exagerada simple y sencillamente porque es como decir que todos vamos a tener el mismo apetito, en mi humilde opinión a veces el sexo complica más la vida de lo que la facilita, hace sudar en exceso y lo peor de lo peor: hace que los demás te conozcan tal como eres, bien lo dice Jessy Bulbo "en la cama y en la cárcel se conoce a los amigos".

Otro gran problema que le encuentro a este tipo de interacción (la sexual) es que a veces se necesita un gran circo detrás para el simple y llano acto del coito, las mujeres se convierten en pararrayos del amor, emperifollándose para ser atractivas, provocativas, irresistibles y después se ofenden cuando los machazos mexicanos les faltan al respeto o solo las buscan para "eso"; y con los varones es peor, pues todos se convierten en hipócritas lobos que se la dan de santos para conseguir los favores de las féminas y se se les acaba el encanto a la primera de cambios. Todo sería más sencillo si dentro de la sociedad no hubiese reglas implícitas tan absurdas...Sería tan fácil de la siguiente manera:
-Buenas tardes, soy casado, tengo cuatro hijos...pero en cuanto la vi tuve una fantasía sexual y ahora mismo siento una ligera erección dentro de mis calzoncillos ¿podríamos tener relaciones coitales ahora mismo?
-Claro, pero tendrá que usar condón porque me contagiaron VPH el año pasado.
-Me parece perfecto...¿vamos?

¿Suena absurdo? Sí, pero se evitan por lo menos cuatro sentimientos mezclados y se previene una peligrosa infección sexual.

Y si esto pareció tonto, no hay nada más estúpido que catalogar al otro por sus actividades sexuales, osea ¿quién le da a otro la facultad para calificar sus habilidades? Es tan subjetivo como definir la belleza. Pongamos un ejemplo: odio el juego previo...el noventa y tantos por ciento de la mujeres le añadirían unos quince minutos más al foreplay. En conclusión: para mi alguien que se dedica más de dos minutos a los preliminares es un idiota, pero para alguien en otro lado del mundo o de mi pared puede pensar que aquel es un Dios sexual.

Por eso invito a todos a no catalogar...porque las paredes oyen y así como hemos juzgoneado a los demás...seguro alguien va a decirle a nuestra nueva pareja que encajamos los dientes durante el sexo oral...la Ley de la Selva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario