martes, 25 de febrero de 2014

Mi Chapo y yo.

Excesiva cobertura de un acontecimiento: cortina de humo señores. Así de sencillos y predecibles los medios de comunicación. Pero hay que ir más allá de lo que pasa en la telera y el radio.

Bueno, 22 de febrero, dos días antes de que salga Peña Nieto en la portada de Time, detienen al capo más buscado de todo el mundo, sin violencia, sin disparar, vaya, sin siquiera una cachetada de por medio. La pregunta es, como dijera nuestra buena Lucerito ¿Y?.

Todo mundo dice: "por fin lo detuvieron", no, no, aguanten vara, ya lo habían detenido, pero el señor se escapó de un penal de máxima seguridad con una calificación en este rubro de nada más y nada menos que 5.

Y supongan que la detención importa, que hará algún cambio en la dinámica de la, violencia, pero mejor no lo supongan, porque no es así, la escalada de violencia que se vive va más allá de los Chapos, las Barbies, los Pelacas que puedan detener y entambar, tiene una raíz mucho más profunda que empieza en la familia.

Porque todo mundo exalta la labor de nuestro honorable jefe del Ejecutivo, de la Marina, del Ejército, se pone al acontecimiento como "el gran golpe", pero acá la pregunta que surge es: ¿y los freelance?

Para los nuevos en la materia, freelance quiere decir que trabajas por tu cuenta, sin jefe, sin horario, con oportunidades de desarrollo, en un mundo ideal, bueno, los independientes pues. Así como hay periodistas, fotógrafos, abogados y otros profesionistas que le entran a esta modalidad de trabajo, así ahora hay delincuentes, que ya no necesitan adherirse a los renombrados cárteles para hacer de las suyas y sí, adivinaron, abundan por millares y son los que terminan en las páginas de La Prensa, Metro y Gráfico.

Estos freelance son los que deben preocupar, porque, al no estar en ningún cártel pesado viven sin reglas implícitas de la delincuencia y no poseen la menor ética delincuencial, si es que el término existe, estos individuos crecen en un ambiente lleno de violencia, ausente de cariño y por tanto carecen del concepto de humanidad.

Si ustedes leen, escuchan, ven que hubo muertos, destripados, quemados, tirados en el río, acuchillados por robarles un celular, ahí están actuando los freelance, gente que ha "cosificado" el concepto de ser humano y matan a la menor provocación y por nada.

¿Y qué coño es cosificar? Pues sencillo: cuando la vida humana te vale reverendo cacahuate y te manejas en la sociedad anteponiendo lo material, te vuelves egoísta, voluntarioso y respetas poco a nada a los demás. Ejemplos: niños con peinado de "tapita de pambazo" escuchando su buen "perreo" a todo volumen en transportes públicos; hombres y mujeres que "la hacen de tos" porque los vieron feo; gente que empuja en el Metro.

Así sobran ejemplos, por desgracia es común ver estas conductas, pero no todo es culpa del Gobierno, estas actitudes egoístas y poco respetuosas empiezan en la casa y pueden escalar hasta convertirse en delitos. ¿Y saben cómo empiezan? Cuando se embarazan a los 15 años y no saben criar hijos, cuando, por necesidad, se van a trabajar todo el día dejando a los pequeños crecer como arbolitos, en aras de "darles lo mejor" (léase ipod, tablets, ropa buena) y se olvidan del cariño, los valores, la familia.

Si quieren escuchen las noticias, vean las coberturas especiales, hártense de las crónicas sobre la detención de nuestro buen Chapo, pero antes de que siquiera piensen en felicitar al Presidente como ya lo hizo Calderón, Santos y otros tantos políticos, piensen si este acontecimiento va a cambiar en algo la terrible realidad, si con esta detención se van a acabar los asaltos a mano armada, los "bancazos", las ejecuciones. Pues así de sencillo: NO.

Para desgracia de los mexicanos la violencia generalizada hace rato que dejó de ser cosa de cárteles, vivimos décadas y décadas en paz con los capos de la droga, porque saben delinquir, matan por alta traición, ejecutan por millones de dólares y nunca se meten con civiles.

Lo que ocupa ahora es combatir la delincuencia desde el hogar, dando buenos ejemplos, cariño, comprensión, enseñar a la familia a protegerse de la delincuencia, a prevenir, porque atrás de nuestro viejo amigo Chapo hay 82546 más que podrían ocupar su lugar y ser más sangrientos, más malos malditos y eso, la deshumanización, es lo que hay que combatir.

Nada contra el Presidente que se infla y hace promoción con este "gran golpe", nada contra los medios que magnifican la noticia para vender, nada contra el amigo Chapo, nada contra ellos, aquí es contra la inconsciencia social, contra la ignorancia, contra la falta de humanidad en la humanidad, contra nosotros mismos por crédulos e indiferentes.

Solo queda una advertencia por poner en la mesa: los cuates que le llevan la imagen a Peña Nieto ya se pusieron las pilas y desde diciembre andan con todo, y la detención del amigo Chapo será el primer acontecimiento de muchos más que vienen en este sexenio para limpiar al PRI y meternos a fuerza a Manuel Velasco, gobernador actual de Chiapas, como siguiente Mandatario y la muy ponderada Anahí de Primera Dama.

Porque en este país de ignorantes, indiferentes y valemadristas mexicanos, necesitamos ser "salvados" por un modelo de Time. Sí, claro.


No hay comentarios:

Publicar un comentario