lunes, 29 de septiembre de 2014

Amor ¿qué mierda es eso?

Le dicen amor y le ponen mil apellidos y apodos. Le dicen amor cuando se llama deseo carnal, cuando no es más que interés y soledad. Pero eso no es culpa del amor, es culpa de sus practicantes, sobre todo de los malos practicantes.

Todo surge en la familia, en cómo fuiste educado y tus modelos masculinos y femeninos, en quién te lastimó y quién te dio conceptos, significados, experiencias. Empieza cada mañana cuando despiertas y te sabes valioso, querido, te gustas y valoras lo que eres.

El amor real es como las leyes: en teoría perfecto, pero se presta a interpretaciones y las interpretaciones tienen que ver con los valores, las prioridades, deseos y satisfacciones personales.

Como todo en la vida, tiene sus reglas y la número uno es QUIÉRETE ama lo que eres, cómo te ves y eso vas a transmitir. Quererte te va dar la herramienta mejor para ese querer que vendrá a acompañarte para siempre o unos días, meses, años. Cuando uno se quiere, ama y respeta va a hacer lo mismo con los demás y vivirá un amor sano que no espera, no pide, no lastima y sí llena, complementa e invita a dar.

La segunda regla es más sencila aún: PIENSA EN LOS DEMÁS. Esto implica que aprendas que "no todos los hombres son iguales" y "siempre te toca la mala suerte". Uno escoge pareja de acuerdo a sus vacíos y enfermedades mentales, no "te toca", tú escoges y decides lo que tomas, por lo tanto procura no lastimar para que a alguien más no "le toque" alguien dañado. Aprende que todos somos seres humanos y sentimos, que los hombres también lloran, que no quieren puro sexo y que no todas las mujeres somos unas princesas bobas que necesitamos protección.

La siguiente regla es: DA SIN CONDICIONES. Deja de pensar en cuando termine y no reproches lo que diste, entrégate, sé sincero, si quieres besar, besa, si quieres gritar, hazlo. No te quedes con ganas de nada y cada amor arranca de cero. Deja de comparar, nadie es igual y qué bueno. Comparte lo poco o lo mucho que tengas y hazlo diverso. La cosa no es ir al otro lado del mundo, sino ver el mismo paisaje con otros ojos.

Para finalizar, la regla más importante: TERMÍNALO A TIEMPO. Si te lastima, te hiere, ya no te llena o sus vidas no coinciden, vete en paz, sé amigo, no retengas y desea suerte.

Y recuerda siempre, siempre que el amor se construye a diario y no des nada por hecho. ¿Le entras? Hazlo por la derecha, si nada más quieres coger sin broncas...vete a Sullivan.


No hay comentarios:

Publicar un comentario